Siguen los contrastes

Sigo aprendiendo cosas de esta enorme macro urbe, y siguen sorprendiéndome los contrastes que veo.

Lo primero que se puede percibir es que existe una gran diferencia entre el este y el oeste de Caracas; por un lado tenemos el lado oeste que podríamos decir que es el más pobre. Allí los semáforos son algo bastante cuestionable, y aunque tampoco es algo completamente tajante, los edificios y calles están en peores condiciones que en el este.

En el este vemos avenidas comerciales con grandes rascacielos, es donde se encuentran las oficinas y las grandes centrales bancarias; la gente respeta (algo más) los semáforos y las normas de circulación y vemos que en los edificios hay aún más guardias de seguridad.

Sin embargo, el gran contraste que me ha sorprendido ha sido el metro. Viendo lo caótico del tráfico en la superficie (donde encontramos autobuses locos con grandes murales de jesucristo en los que leemos “en ti confio”, cosa que dice bastante), uno espera encontrarse un metro deteriorado, caluroso y apabullante; nada más lejos de la realidad.

Es realmente sorprendente el civismo demostrado por los caraqueños en el subsuelo, donde la gente se organiza en filas (si si! en filas) para entrar en los vagones, y esperan a que salgan todos los pasajeros antes de subir. Hay unas lineas en el suelo que indican a la gente sus posiciones, que suelen ser respetadas casi con disciplina militar.

Esto es algo que me choca bastante, sobre todo teniendo en cuenta que en Madrid o Barcelona los “civilizados europeos” suelen agolparse sin dejar salir a la gente, y también vemos a las clásicas viejecitas dando empujones y poniendo mala cara si no te aparatas inmediantamente.

Estoy seguro de que esta ciudad seguirá sorprendiéndome hasta el último día.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Análisis sociológicos, Mis movidas

One Comment en “Siguen los contrastes”

  1. VacunatecontraMaría Says:

    Carleeeeeeeeeeeer!!! Que alegría leerte!! Empapate de esa ciudad de contrastes y de sus costumbres que aqui nuestras orejas esperan ansiosas tus historias!!
    Yo te echo ya de menillos. Pasalo muy bien.
    Y consigueme un sable de poli, me vendra bien pa las verduras 😛
    Un beso!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: