El amor por Chávez

Es ya noticia bien conocida la intervención que el presidente Chávez ha tenido a consecuencia de un cáncer que por suerte le fue detectado a tiempo en Cuba, una noticia que ha mantenido al país con el corazón en un puño, y a los imperialistas comenzando a frotarse las manos a la espera de hacer buena leña del árbol caído.

Si hay algo que ha quedado patente con todo este fenómeno, es el amor que el pueblo siente por su presidente; y desde luego que no es para menos. Como ya explicábamos en artículos recientes anteriores, en Venezuela no se ha producido una hegemonía social de izquierdas que avanzara hacia la construcción del socialismo… no. Más bien nos hemos encontrado con una “élite militar” que ha sabido canalizar la enorme frustración y malestar popular hacia un gobierno de corte muy progresista, y que por suerte ha comenzado a hablar de construir el socialismo. Hablamos de una situación en la que un pueblo muerto de hambre literalmente, con un Estado carcomido por la corrupción de décadas de rentismo petrolero y una sociedad civil formada por la clase media alta y sin la participación de la mayoría de la población, ha recibido grandes privilegios (derechos en realidad) de la mano de Hugo Chávez.

Para verlo más claro podemos comparar el proceso en Venezuela con el de Bolivia, y dar respuesta a por qué en Venezuela existe esta idolatría por Chávez y no la hay en Bolivia con Evo Morales. El proceso en Bolivia nace al calor de las luchas por el agua en Cochabamba, se nutre del movimiento indígena en gran parte y su gobierno nace de la organización popular en torno a plataformas, cosmovisiones del mundo, valores…etc. El gobierno revolucionario en Bolivia sí es fruto de la creación de una hegemonía ideológica para la transormación social, donde el presidente Morales no es más que la punta visible del iceberg.

El caso de Venezuela es distinto. Chávez no es el resultado de un proceso de concienciación y organización popular, sino más bien una extraña anomalía de esas que a veces se dan en la historia. Llegó al poder canalizando un descontento desorganizado y desideologizado, prometiendo renovar el sistema político; y por giros del destino comenzó un proceso de revolución social democrática que está poniendo patas arriba la sociedad venezolana. Para la gente de a pie, la gente de los barrios, es Chávez quien les ha concedido todos los derechos y ventajas sociales de las que disfrutan ahora; identifican el socialismo con el bienestar que el presidente les ha dado, y casi no logran imaginarse un socialismo sin él.

No se trata por tanto, como algunos intelectuales de copa y café han sugerido, de un proceso revolucionario que se torna en culto a la personalidad por la malvada acción de burocracias pseudo-revolucionarias. Se trata de un proceso de transformación social que, si bien esta basado en unas condiciones objetivas tales como la pobreza y la corrupción política, las necesarias condiciones subjetivas nunca habrían podido lograrse sin la figura de Chávez, sin su coraje, su sensibilidad social y su amistad con Fidel Castro. Chávez no es la punta del iceberg de la revolución bolivariana, es su piedra angular.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Análisis sociológicos

One Comment en “El amor por Chávez”

  1. Enrique-Sâ Says:

    Un diez. Te mereces un diez por este artículo, un once por la conclusión.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: