La deformación profesional…

Creo que una parte importante de la gente que estudia sociología por vocación, adquiere una deformación profesional que aplica a su vida diaria. No recuerdo exactamente qué profesor del primer año nos dijo cosas como “el sociólogo es el “amargado” del grupo para sus amigos”, siempre viendo las dos caras de las cosas, analizando hasta el infinito las causas sociales de las cosas mas cotidianas, y la mayoría de las veces con una perspectiva muy crítica. Otro recuerdo que dijo algo así como “si te pones las gafas del sociólogo, ya no te las podrás quitar nunca”, y por lo menos en mi caso es verdad.

Me encanta ir en el metro, viendo a la gente. Son varios minutos seguidos que compartes con personas completamente desconocidas, y siempre muy diferentes; durante varias veces al día. Por la calle vas viendo pasar a la gente, a penas te fijas en ellos en medio de la multitud que avanza en gran número por las calles llendo y viniendo al trabajo, recorriendo como borregos las zonas comerciales, un rebaño en el que cada uno no mira al que tiene al lado.

Me gusta el metro porque puedes tomarte tu tiempo en fijarte en la gente, en sus conversaciones, en su vestimenta, sus caras, sus gestos corporales; disfruto especulando sobre sus posibles condiciones de vida, sus familias, cómo es su día a día.. pero sin fantasear, intentando precariamente darles un sentido real. Analizo mi entorno desde una visión sistemática y crítica, dándole una explicación acorde a mis valores, y cada nueva información me hace replantear los esquemas desde los que miro esa realidad.

Saltar de un país a otro, a una cultura que está al otro lado del planeta hace que este “sentido sociológico” se agudice al máximo, todo lo que en tu día a día haces de forma mecánica aquí funciona con otros códigos; te das cuenta de que los jóvenes hablan prácticamente otros idiomas en su argot callejero, tan diferente al nuestro. Y sobre todo, rompes esquemas mentales que no sabías ni que tenías.

Hay pocas cosas que me llenen más que saber de la enorme diversidad de comportamientos que puede tener el ser humano, desmintiendo en la práctica todas las explicaciones genéticas pseudo-científicas que pretenden convertirlo en algo “natural” y por tanto inamovible y rígido. Tampoco analizo mi realidad con la frialdad del científico de bata blanca, que busca tener el “conocimiento objetivo” y casi siempre guiado por la idea de “controlar”; sólo disfruto usando mi mente para tratar de comprender a la gente, disfrutar igual que ellos de su cultura, compartir sus cosmovisiones de la realidad, sus proyectos y sus formas de entender sus relaciones humanas, sus relaciones de pareja, sus relaciones con la droga, el tráfico, el trabajo, su vida.

Y a través de mi análisis puedo sentir empatía, y de ahí puedo sentir compresión desde un punto de vista humano, y de ahí puedo sentir amor hacia la gente. Sentir que no somos tan diferentes, que con su tecnología enfocada hacia el mal nos han distanciado, nos han alienado, nos han separado unos de otros convirtiéndonos en simples ovejas que buscan su satisfacción personal, sin entendernos como un conjunto que da vida a esta gran maquinaria que se llama sociedad.

En realidad no creo que los sociólogos seamos una especie de “vanguardia intelectual” preparada para comprender el mundo, realmente creo que cualquier persona que tenga una actitud crítica ante la realidad y quiera disfrutar de la gente, de la cultura hecha por personas y no por empresas, puede adoptar esta actitud ante la realidad.

Creo que tod@s sabríamos disfrutar más de la vida si pensáramos más las cosas de nuestro entorno, le diéramos un sentido reflexionado, y no nos dejaramos llevar por su música y sus luces, su televisión y sus tiendas, que son efímeras al lado de disfrutar de LA GENTE.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Mis movidas

2 comentarios en “La deformación profesional…”

  1. Maria bata BLABLAnca Says:

    Hay pocas cosas que me llenen más que saber de la enorme diversidad de comportamientos que puede tener el ser humano, desmintiendo en la práctica todas las explicaciones genéticas pseudo-científicas que pretenden convertirlo en algo “natural” y por tanto inamovible y rígido. Tampoco analizo mi realidad con la frialdad del científico de bata blanca, que busca tener el “conocimiento objetivo” y casi siempre guiado por la idea de “controlar” Aaaaaaay 😛


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: